Los extremos brasileños llenan de fantasía, pegada y voracidad a un Real Madrid que sueña con la Decimoquinta, olvidando el desaire del astro galo