La Justicia sospecha de la utilización irregular de más de 600.000 libras recaudadas para promover la convocatoria de un nuevo referéndum