El brasileño admite por primera vez ante la jueza que hubo penetración, pero consentida, y que mintió en sus declaraciones anteriores