El chico, de 25 años, entró con un hacha a un centro escolar de Blumenau, donde hirió también a otros cuatro menores, y después se entregó a la Policía Militar