José Luis Huertas, Alcasec, ha reconocido que accedió con las credenciales de dos funcionarios de Bilbao, transfirió la información a Lituania y luego la vendió. Días antes la Audiencia de Granada le dejó libre por otro ciberataque. Su abogado fue Francisco Martínez, procesado por Kitchen