El malagueño vuelve a los dientes de sierra en los partidos, en un duelo en el que tuvo más dificultades con el servicio y en el que el norteamericano rindió a un nivel sublime en el final del segundo set para frenar su reacción