El monarca pretendía estar en el país galo del 26 al 29 de marzo, pero los sindicatos han convocado una nueva jornada de manifestaciones para el próximo martes