El presidente de la Federación Internacional de Atletismo, Sebastian Coe, anuncia la medida, que entrará en vigor el 31 de marzo y es susceptible de ser revisada en función de la valoración de un grupo de trabajo específico