Los ministros de Exteriores y de Defensa avalan un plan para la compra conjunta de material bélico por 1.000 millones mientras la otra parte de la ayuda será aportada de los propios arsenales de los Estados miembro