El murciano se convierte en el cuarto español en ganar el llamado quinto grande y vuelve a reinar en el circuito ATP