El también comisario europeo, riguroso en el control del gasto público, salió del Gobierno en 2009 después de fricciones por la gestión de la crisis financiera