El presidente de Castilla-La Mancha no cree que el jefe del Ejecutivo «concilie bien el sueño« por sus disputas internas con los socios de Gobierno