El presidente Biden endurece el control al comercio y firma una orden ejecutiva que obliga a los vendedores a comprobar si el cliente es un maltratador o ha cometido otros delitos