El órgano comunitario no encuentra indicios de delito en la compra de 250.000 tapabocas por 1,5 millones, considera que el contrato «no fue desproporcionado» y tampoco el pago al hermano de la presidenta madrileña por su mediación comercial