El español gana a Griekspoor y con 19 años es el segundo número uno, tras McEnroe, en jugar menos partidos para alcanzar esa mágica cifra