La Policía mexicana asistió impasible a la estampida, mientras que las fuerzas de EE UU tuvieron margen para desplegar barricadas