El propio general implicado se auditó así mismo, dio carpetazo al asunto hace seis años y el departamento que por entonces dirigía Zoido dio por zanjado el caso sin enviarlo a la Fiscalía