Laurent Berger y Philippe Martínez apuestan por aumentar la presión en las calles en los próximos días para forzar la retirada del controvertido proyecto de ley