La convocatoria de marchas diferenciadas en Madrid y otras ciudades desconcierta a miles de asistentes pero no desdibuja las reivindicaciones comunes