La organización de la prueba no incluye al Euskaltel entre los dos equipos invitados y, a sus 39 años, puede haberse esfumado para el marbellí la última posibilidad de correr una prueba de tres semanas