Tras el 0-1 del Parque de los Príncipes, el coloso bávaro amenaza con frenar en el primer cruce a la tropa de Mbappé y Messi