El control que ejercen países como Egipto o Irán salta de la calle a internet, donde muchos veían «una válvula de escape» al sistema