Esta operación es el tercer golpe de las fuerzas de seguridad española a la lista de los ‘most wanted’ en la última semana