En el punto más caliente del frente del Donbás, los civiles saben que los rusos pueden llegar en cualquier momento y temen sus represalias