Políticos como Jorge Verstrynge, Rosa Díez o Ernest Maragall han virado a lo largo de su trayectoria hacia posiciones que les llevaron a abandonar sus partidos de origen y defender planteamientos antagónicos