El aniversario de la invasión revela «cuánto peor puede ser todo», con Rusia y Ucrania atascados y la creciente amenaza nuclear