El primer ministro y sus socios de ultraderecha someten la polémica propuesta a una primera votación en el Parlamento pese a que decenas de miles de manifestantes han vuelto a exhibir su rechazo