Los tanques rusos trataron de tomar Kiev hace un año, pero no lo consiguieron. La losa psicológica y las consecuencias económicas continúan lastrando a un país que combate más unido que nunca el miedo a la ofensiva definitiva