El conjunto malagueño firmó una segunda parte sobresaliente liderado por Brizuela y Perry para acabar con la maldición histórica que le persguía ante el conjunto azulgrana