El escolta vasco firmó un partido descomunal, pese a la complicada situación personal que ha vivido con su mujer y su recién nacido