El texto, que llega con más de un año de retraso, prevé multas de hasta un millón a los que acosen a los informantes