El país vecino asiste a la tercera jornada de paros y manifestaciones contra el proyecto que pretende elevar la edad de jubilación de los 62 a los 64 años