El director general del Málaga llega del Cádiz en un momento de crisis deportiva que amenaza al equipo con el descenso