El toloxeño dirige al Linares, de Primera RFEF, en semanas alternas desde su domicilio debido a una necesidad de conciliación familiar asumida por el club