Empieza una nueva etapa en la política catalana, con el primer gran pacto entre ERC y los socialistas, que rompe los bloques del procés’