El Gobierno vuelve a suscitar críticas por impulsar un proyecto que solo aceptará a los sinpapeles que trabajen en sectores económicos faltos de mano de obra