El conjunto malagueño fue claramente superior a un desordenado rival francés que acabó sin ideas y desfondado