Miles de muertos, un territorio devastado, sin las infraestructuras mínimas, y un coste de reconstrucción que superará los 700.000 millones de euros