El anuncio del canciller se habría producido tras una fuerte discusión con miembros de su Gobierno sobre la cuestión, según desvelan medios alemanes