Montero, consciente de que la reforma será inevitable, acepta subir las penas mínimas pero rechaza el plan de Justicia