La localidad china de Mohe y las rusas de Yakutsk, Oymyakon y Verjoyansk, con temperaturas inferiores a 50 grados bajo cero, son tres de las zonas habitadas más frías del planeta y pujan por atraer a viajeros extremos