Moscú envió sus blindados a Ucrania sin protección de infantería y sin la logística suficiente para mantenerlos en marcha, dos errores que Occidente evita desde hace años