El Gobierno de Sánchez, que ultima los detalles, había aceptado su participación siempre que existiera un plan coordinado a nivel europeo. Alemania dio el martes su visto bueno.