El porcentaje de suicidios en las fuerzas de seguridad sigue siendo un 60% superior al resto de la población pese a los esfuerzos de Interior