Según el Ministerio Público, el exmandatario «realizó incitación pública a la práctica de un crimen» al subir a sus redes sociales un vídeo cuestionando el resultado electoral de octubre