El expresidente ha sido hospitalizado por una afección leve en Orlando, desde donde criticó con tibieza la revuelta de sus seguidores en Brasilia