El declive de la popularidad del Brexit es innegable, pero los partidos huyen de la idea de regresar al club de los Veintisiete