Inicio Internacional Una joven finge una amenaza de bomba en un aeropuerto para no...

Una joven finge una amenaza de bomba en un aeropuerto para no perder su vuelo

30
0

Una joven de 22 años se inventó el pasado 27 de abril una amenaza de bomba en el aeropuerto de Ezeiza (Buenos Aires), para intentar que retrasasen el vuelo que su novio iba a perder. La mujer, residente en la provincia de Santa Fe, llevaba en su coche a su pareja, que llegaba tarde a la terminal. Presa del pánico, telefoneó al servicio de atención al cliente del aeródromo y, pensando que la llamada era anónima, aseguró que ella misma había dejado un artefacto explosivo en uno de los baños.

La pareja ha sido imputada por «intimidación pública», que podría materializarse en una sentencia de entre dos y seis años de prisión. Además, tendrán que pagar los costes de la alerta que generaron, que ascienden a 200.000 pesos (9.379 euros).

«En la terminal internacional acabo de dejar una bomba en una mochila. Es una bomba casera hecha por mí. En el baño. Estoy harta de este Gobierno», dijo en su conversación con el operario, según recoge Infobae. El Call Center de Aeropuertos Argentina 2000 (AA2000) recibió esta falsa advertencia el pasado miércoles 27 de abril a las 9.55 horas, y se lo comunició a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que a su vez se lo notificó al Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional de la localidad.

La amenaza de esta mujer, cuya identidad no ha trascendido, provocó que se activase el protocolo de seguridad antiterrorista, con la participación del Grupo Especial de Control de Explosivos y Armas Especiales, el ministerio de Sanidad y los bomberos. El vuelo, programado inicialmente para las 12.45 horas, despegó al final a las 22.10 horas, permitiendo que este chico pudiera llegar a tiempo.

El teléfono con el que se hizo la llamada, que le pertenecía a él, I. K., fue interceptado por los servicios policiales, y a partir de ahí pudieron identificarle, según la información de Infobae. Es un médico de 31 años que también vive en Santa Fe, y que aquel día viajó en una vuelo con destino a Bogotá (Colombia), tras haber perdido el otro por la mañana. Ella, L. V., fue vista por las cámaras de seguridad del aeropuerto, lo que ha facilitado descubrir quién era.

Finalmente, le confiscaron el teléfono móvil y se registró su vivienda, donde no encontraron nada relacionado con material para bombas, pero sí plantas de cannabis, que aparentemente son de uso medicinal y el hombre las receta en su trabajo.