Inicio Principal Las claves de Margarita del Val y Fernando Simón para afrontar la...

Las claves de Margarita del Val y Fernando Simón para afrontar la próxima pandemia tras el coronavirus

21
0

Margarita del Val y Fernando Simón han encabezado la lucha contra el coronavirus en España desde el espectro científico. La investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, una vez estabilizada la situación en relación al Covid-19, dan las claves para enfrentarse a la próxima pandemia, tanto a nivel local como internacional.

Ambos expertos defienden que el mecanismo de transmisión de la próxima crisis sanitaria vendrá por el aire, algo para lo que es necesario «demostrar las lecciones aprendidas» como «la solidaridad, la cooperación y la preparación global», según explicaron en la I Cumbre Internacional sobre Gestión de Pandemias celebrada en Valencia.

Para la viróloga del CSIC, ahora mismo «no se puede pensar en una próxima pandemia causada por algo que no se transmite por el agua ni por los alimentos, porque sería una epidemia local». Sin embargo, advierte que «nos puede volver otra por el aire». «En el siglo XIX se aprendió con las epidemias del cólera que el agua de beber tiene que estar perfectamente separada de las aguas residuales y que al potabilizarla se evitan muertes y se eleva la esperanza de vida», argumentó en la ponencia organizada por la Policía Local de Valencia.

De este modo, cree que la crisis del Covid-19 ha demostrado que el mecanismo de transmisión más peligroso es el aire, por lo que «hay que aprender a limpiarlo». Para ello, aboga por una empleo generalizado de medidores de CO2 que permitan saber cuándo hay riesgo de contagio, como ya se lleva a cabo en colegios, universidades y otros centros públicos.

En este sentido, del Val insta a la Administración pública a garantizar un aire limpio que «evitaría abrir constantemente las ventajas con su consiguiente gasto energético». Además, lamenta que cada vez se construyen más edificios inteligentes para ahorrar energía, «pero cada vez menos saludables para la transmisión de enfermedades respiratorias».

Imagen de Margarita del Val y Fernando Simón en Valencia

EFE
En cualquier caso, la viróloga insiste en que el aire limpio debe constituir un derecho exigible: «Que yo no tenga que filtrar mi aire cuando lo tengo que respirar al igual que no filtro mi agua cuando la tengo que beber. Si no comparto mi vaso de agua con todo el mundo en un restaurante, tampoco tengo que compartir mi aire con todos los que están en una habitación cerrada».

Simón, partidario de una respuesta coordinada global

Por su parte, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, señaló en la cumbre celebrada en Valencia que el coronavirus ha demostrado que hay que estar preparados de manera inmediata ante la llegada de una nueva crisis. Para ello, es necesario coordinar una respuesta global y que España se prepare con un sistema único sanitario, planes con un enfoque multisectorial y delimitar «con claridad» la toma de decisiones.

Para el portavoz del Gobierno en relación a la gestión de pandemias se debe ahondar en la necesidad de pensar una estrategia a largo plazo porque «no tratamos con pocas personas sino con toda la población y la población tiene sus límites a la hora de soportar las restricciones».

«Pensar a nivel global y estar preparados para la siguiente pandemia porque no sabemos cuándo pero vendrá». No obstante, destacó que ya se ha interiorizado que las crisis sanitarias «no son una cuestión únicamente sanitaria» sino que afectan a todas las áreas y por ello requieren un enfoque multisectorial aunque la gestión prevalente debe acordarse desde el paraguas de los criterios sanitarios.

Asimismo, considera que también son claves la información y la comunicación, ya que las opiniones «no son informaciones científicas», así como legislaciones internacionales para actuar con «rapidez y fortaleza».

Por último, Simón manifestó que «sí que hemos aprendido y que estamos mucho mejor preparados», percepción sobre la que ofreció la siguiente comparativa: «Hace cien años la gripe española de 1918 causó cincuenta millones de muertes en una población mundial de 1.500 millones, mientras que el Covid se calcula que ha provocado seis millones de decesos en una población de 700.000 millones».