Inicio Internacional Ambigüedad estratégica

Ambigüedad estratégica

29
0

Dwight Eisenhower fue un gran líder de Estados Unidos pero un pésimo comunicador político. A pesar de su imagen afable y su capacidad de empatía, como presidente siempre sufrió a la hora de improvisar declaraciones a la prensa. Demasiado consciente del espléndido púlpito que es la Casa Blanca, Ike quería ser tan preciso y efectivo en sus palabras que el resultado final era una interminable letanía de frases subordinadas que le hacían tan parodiable como confuso.

A los barrizales retóricos de Eisenhower, la jerga de Washington los identificó de forma caritativa como «malentendidos». James G. Hagerty, el conspicuo e implacable secretario de Prensa de la Casa Blanca, ante alguna de las peores meteduras del general/político tuvo que llegar a reconocer que… Ver Más